domingo, 27 de septiembre de 2009

.

Hoy he aprendido una valiosa lección. Aunque en realidad creo que no se trata de algo nuevo, sino algo que he descubierto, algo que tenía dentro de mí y guardaba por miedo a no poder afrontarlo. Pero he podido, yo siempre puedo. Quizá esa sea mi mayor virtud. No sabes lo mucho que te equivocas al llamarme incapaz...



Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo que tener un piano no lo vuelve pianista.

3 comentarios:

  1. y yo estoy muy orgulloso por ello :)

    ResponderEliminar
  2. Yo detesto profunda y enérgicamente que me subestimen!
    Me encantó tu descargo :)

    ResponderEliminar